jueves, 15 de noviembre de 2007

La formacion y consolidacion de una pareja


Una relación de pareja:

Cuando un hombre y una mujer se conocen y desean formar una pareja, es inevitable que pasen por la etapa del “No conocimiento”, la comúnmente denominada enamoramiento, la cual consiste en ver a la otra persona como un ser casi perfecto, sin embargo este proceso a lo único que conlleva es a idealizar cada vez más a una persona, por supuesto dejándose llevar por los ideales propios, cegándonos de la realidad.

Una vez que esta etapa esta superada, comienzan a aparecer las dos personas desde un “Yo”, es decir, individuales, surgiendo así los deseos y anhelos de cada uno, las necesidades, los valores, y proyectos, pero siempre marcados por la esencia de cada cual; Todo esto provocando diferencias y discusiones, las cuales se podrían evitar si todos comenzáramos de la aceptación del otro como es, con sus defectos y virtudes, no como uno quisiera que fuese, de lo que cada uno desea, anhela, espera y/o necesita de su pareja, de lo que cada uno desea para sí mismo como persona independiente en otras áreas y la necesidad de aceptación y respeto por parte de su pareja; Para esto también es necesario dejar en claro a lo que se esta dispuesto a transar o renunciar, lo que es negociable y lo que no, para cada uno. Todos estos contratos de palabra, requieren de acuerdos mutuos, de negociaciones, renuncias y de ganancias (yo renuncio a algo, al igual que tu, para que los dos ganemos algo, en beneficio de nuestra relación);

Por supuesto una relación de pareja nunca es estática, lo cual requiere de constantes acuerdos y negociaciones, tanto implícitas como explícitas, sin duda esto es un gran trabajo para la pareja, pero si están bien concensuados no tendría porque ser una gran dificultad.